Tras algunas visitas por la zona, pasamos a instalar varios equipos de sensores en la zona de Jumilla (Murcia), una región con importantes problemas de sequía y optimización del riego. Se instalaron sensores en 3 fincas de albaricoque, melocotón y peral, con el fin de medir la humedad a 60cm y 45cm de profundidad en las zonas del goteo.

Con esta implementación se buscará medir los rangos de humedad durante el invierno para optimizar las horas de riego entrada la primavera.

El albaricoquero es un árbol que no puede tener el agua encharcada durante mucho tiempo. Esto le puede producir enfermedades que afectan a su producción.

Soporta mejor la sequía, pero eso influye en sus frutos, que serán más pequeños.

La sequía también afecta al olor y al sabor.

Es por tanto muy importante el control del riego, que no sea excesivo, así los frutos serán abundantes y mejores.

El control del riego es muy importante en su primer año de vida. El mejor suelo es el alcalino con un buen drenaje.