El purín y el estiércol es la solución idónea para fertilizar los cultivos, dada la escasez actual de fertilizantes nitrogenados.