Dado el clima mediterráneo y cálido, la agricultura de Argelia tiene cada vez más riego controlado por sondas, tanto los cultivos tradicionales como los intensivos y los invernaderos.
Nuestros sensores de humedad se hacen internacionales, conquistaron el sur de Portugal y ahora el norte de Argelia.