Empieza el año cargado con instalaciones de sensores en olivos y cítricos de Sevilla y otras provincias . Por esta razón hoy vamos hablar de la agricultura en Sevilla.

Agricultura de Sevilla

Sevilla tiene un clima templado con invierno suaves y veranos calurosos. La media de temperatura anual es de unos 19º.

Esto hace que su agricultura sea muy amplia y destacan los cultivos de: cereal, arroz, legumbre, algodón, viñedos, cítricos, otros frutos no cítricos como por ejemplo el melocotón y olivos con una superficie de riegos de unas 100.000 ha.

Gráfico de la gricultura en Sevilla-Sensores en olivos

Dentro de los cultivos a los que se puede aplicar un riego controlado vamos a destacar el olivo y los cítricos. 

Sin descartar cualquier otro cultivo de regadío al que dedicaremos otros artículos.

Sensores en olivos de Sevilla

Los olivos necesitan riego especialmente en la floración y en la maduración del fruto, que coincide con la época más seca de esta provincia.

El control del riego por sensores en olivos influye en la producción de la aceituna y en el tamaño, con la importancia de que en esta provincia la mayoría de la aceituna es de mesa, más del 50% con respecto al resto de España.

Destaca la “aceituna Gordal de Sevilla” y la “manzanilla sevillana” que son conocidas por su especial aderezo a nivel internacional.

Por tanto es necesario un aporte de riego, especialmente por goteo, con un organizado plan de sensores en función del tipo de suelo, variedad y situación. Este sistema es el mejor para evitar la evaporación y la escorrentía.

En esta ocasión se han incorporado sensores en olivos a 30cm y 60cm de profundidad para controlar la humedad en la zona de máxima absorción (primer sensor) y analizar la pérdida del riego por drenaje. Todo ello facilita el conocimiento del aporte de riego, ahorro de agua y mejora de la productividad.

Preparando la instalación

Los sensores en olivos ya se han implantado en variedades: hojiblanca, marteño, picual y arbequina por varias provincias andaluzas, además de cornicabra en Castilla La Mancha.

Todos ellos con resultados muy satisfactorios por el ahorro de agua y el aporte a la mejora de la calidad.

Sensores en cítricos

En los cítricos es importante un aporte de agua regulado, para garantizar la calidad del fruto.

Influyen varios factores:

La frecuencia del riego, más abundante en épocas de mucho calor, pero siempre regulado.

El tipo de suelo y la retención que tiene.

El clima, especialmente el control de riesgo en heladas.

Evitar el exceso de humedad. El encharcamiento hace que las hojas se pongan amarillas y el árbol corre peligro.

Si no se tiene un riego controlado el árbol sufre “estrés cítrico” perjudicando la producción.

Nuestros sensores dan en tiempo real las necesidades de riego del cítrico y benefician su producción y economizan el agua.