El riego por goteo es uno de los mejores para el olivar  y los almendros.

Razones que lo justifican:

  • Se ahorra agua, porque pasa directamente al árbol y se evita evaporación.
  • Es mucho más regular y si hay pendientes no se pierde agua.
  • Se erosiona menos el suelo.
  • Se pueden aplicar fertilizantes directamente al árbol.
  • El riego es más constante.

La dificultad principal es que si se interrumpe el riego, por problema de sequía o por roturas, el árbol puede sufrir la sequedad con más rigor, porque sus alrededores no tienen humedad y no le ofrecen reservas.

Riego en olivos

Los olivos son tradicionalmente de secano, pero se ha comprobado que el riego en algunas épocas les favorece y según para qué variedad se han logrado magníficas producciones y desarrollo del cultivo. No obstante a la hora de aplicar el riego en olivo hay que vigilar ciertas variables para un correcto desarrollo vegetativo:

  • El tipo de suelo.
  • La climatología de la zona.
  • La densidad de la plantación.
  • El tipo de olivo: nada que ver el ciclo de riegos para un olivo cornicabra en la zona de Los Navalmorales como un olivo arbequina en súper intensivo de Córdoba.

Riego en los almendros

El almendro necesita bastante agua en primavera, verano y principios de otoño. También es muy importante el riego después de la cosecha. Esto influye en el número de flores del año siguiente y por consiguiente en el fruto.

Se aconseja el riego por goteo por:

  • Establecer una frecuencia que  depende de la climatología.
  • Valorar la cantidad, que depende  del tipo de suelo.
  • Cuidar que no haya  encharcamientos, le son muy desfavorables. Es importante valorar la cantidad de agua que se suministra.
Riego por goteo en olivos y almendros
Riego por goteo
Almendro en flor-riego por goteo en olivos y almendros
Almendro en flor

 

Algunas referencias de esta información proceden de:

http://www.infoagro.com/olivo/riego_olivar.htm