Muchos de los artículos que presentamos tratan del olivo en España y en Portugal. Hablamos repetidas veces del olivo intensivo y superintensivo.

Vamos a explicar en que consiste y las ventajas e inconvenientes que presenta con respecto al cultivo del olivo tradicional.

Sensores en olivos variedad hojiblanca
Olivos variedad hojiblanca con plantación tradiccional

Olivo tradicional

Es el olivo en su estado silvestre, dependiendo de su adaptación al clima, al terreno y a los cuidados que se le aporten de poda, riego etc..

La producción a veces es limitada y los beneficios no se corresponden con el trabajo. La recolección suele ser manual. Las máquinas no se desplazan fácilmente por el olivar. Depende el uso tecnológico de las pendientes de los olivares y de la distribución.

Este tipo de cultivo es el habitual en España, Italia y Portugal. En la actualidad se tiende al cambio, especialmente en la gestión de nuevas fincas.

Olivo, Jaén
Olivo tradicional, Jaén. Variedad Arbequina

Olivo intensivo

La preocupación por la calidad, la rentabilidad y la disminución de mano de obra han llevado a los agricultores a plantearse otro tipo de olivares diferentes del tradicional.

Al plantar una nueva finca con olivo intensivo, hacemos un estudio del terreno, la planificamos con distancias de 6×6 metros de separación o de 6×3. Las calles deben ser de 6 metros para facilitar el paso de las máquinas. También para aislar los olivos y mejorar el paso del aire entre ellos.

Esto permite que podamos implantar sistemas de riego por goteo en el pie del árbol y que se pueda regular y así aumentar y mejorar la calidad de la aceituna. Además de poder añadir en el riego fertilizantes y productos que eviten enfermedades en el olivo.

También la ventaja de recoger la aceituna con máquinas vibradoras.

Olivo intensivo, Arbequina
Olivo superintensivo, Arbequina con medidores de humedad Plantae

Olivo superintensivo

La diferencia con el olivo intensivo es que el árbol ahora es en forma de seto y con calles de no más de 4 metros. Se consiguen hasta 2000 olivos por hectárea, mientras que el intensivo no pasa de 600 por hectárea.

La esperanza de vida de estos olivos es aproximadamente de 13 o 20 años mientras que en los intensivos pueden llegar a los 40. (En ambos casos puede haber variaciones dependiendo del clima y del terreno).

Esto hace que haya que repoblar muy a menudo. Es imprescindible un riego, normalmente por goteo y un control de ese riego.

La elección del tipo de plantación depende del terreno, de las posibilidades de riego y del clima.

Olivos intensivos y superintensivos
Esquema de plantación de olivos intensivo y superintensivo

Ventajas e inconvenientes del olivo intensivo y superintensivo

Las Comunidades autónomas que tienen clima adecuado para olivo, están haciendo estudios sobre ambos tipos.

Las ventajas son:

  • La alta producción especialmente en los primeros años.
  • La posibilidad de usar medios mecánicos para su recolección. Esto disminuye muchísimo la mano de obra. La aceituna llega a las almazaras muy rápido y todo mecanizado.
  • Las variedades que están resultando mejores son la tipo «arbequina» y «arbosana».
Equem de plantación de olivo superintensivo
Olivo superintensivo

Las desventajas, especialmente en el superintensivo son:

  • Los costes de plantación que en olivo intensivo son altas y en superintensivo mucho más altas.
  • La poca duración de los cultivos, por el problema de control del vigor de los árboles, especialmente en el superintensivo.
  • Tienen problemas de ventilación e iluminación. Esto hace que aumenten las enfermedades.
  • También tienen una gran necesidad de riego controlado.
  • Necesitan tutores que guíen los olivos y podas especiales.
  • Necesita injertos cada un cierto número de años. La replantación se puede hacer de forma escalonada, para mantener siempre un mínimo de producción.
Sensores en olivo intensivo-Sevilla
Sensores en olivo intensivo y superintensivo-Sevilla
Superintensivo-Sevilla
Sensores en olivo intensivo-Sevilla
Olivo superintensivo-Sevilla

Plantae ya está controlando el riego en olivos intensivos y superintensivos en las provincias de Sevilla, Toledo, Jaén y próximamente en Alentejo, Portugal.