Plantae ya instaló sensores en sandía de invernadero. Esta vez es en cultivo al aire libre.

Vamos a explicar la importancia del riego controlado en el cultivo de la sandía, esta fruta tan refrescante e imprescindible en el verano.

Características de la sandía.

La sandía es una planta herbácea con:

  • Un sistema radicular muy ramificado y una principal que profundiza más.
  • Tiene un tallo de desarrollo rastrero y amplio.
  • No es exigente con el tipo de suelo, le convienen bien fertilizado y ricos en materia orgánica.
  • Prefiere buena temperatura pero se adapta bien a climas templados que tengan muchas horas de sol. En el norte de España la producción es a nivel familiar.

Variedades de sandía

En los tipos de sandía influyen:

  • Color verde que varía de claro a oscuro. Puede ser uniforme o veteado.
  • Tamaño que oscila entre 2 y 15 kilos.
  • Forma: cilíndrica u ovalada.
  • Con o sin semillas.
  • Grosor de la corteza.

Variedades de sandía

Plantación

  • Se realizan surcos acolchados: favorecen la temperatura y la humedad, impiden que crezcan otras hierbas.
  • Se instalan las plantas trasplantadas.
  • Colocamos sensores de humedad y temperatura.

Sensores en sandía

Control del riego de la sandía

Riego de la sandía
Esquema de elaboración propia

Las fases del riego de la sandía además de estar adaptados a su período de crecimiento deben ser controlados como propone Plantae, de la forma siguiente:

  • Sensores de humedad: se controla la humedad del subsuelo a distintas profundidades y evitamos encharcamientos a la vez que se ahorra agua y energía.
  • Caudalímetro: permite informar en tiempo real de los riegos aplicados así como deficiencias entre el riego real y el estimado por el agricultor, técnico o regante, así como la correlación de datos entre litros aportados y humedad de suelo.
  • Sensor de temperatura ambiente: nos va a indicar el momento idóneo de riego, prevenir las posibles heladas y valorar el momento de la floración entre otros.
  • Sensor de temperatura de subsuelo: indica la temperatura a diferentes profundidades. Este nuevo dato permitirá controlar la temperatura en subsuelo y comparar los datos con la temperatura de ambiente y otros parámetros.

Fuentes consultadas:

Plantae