El brócoli y la coliflor-Lo mejor para su cultivo, riego controlado con sondas

El brócoli y la coliflor son variedades de las coles que requieren unos cuidados especiales en cuanto al riego y lo vamos a tratar con detalle.

Cultivo del brócoli y la coliflor

Son unas hortalizas que proceden de la misma variedad botánica, con distinta forma y color. También pertenece a la misma variedad el romanesco que tiene una forma especial piramidal.

Las tres hortalizas necesitan:

  • Un clima templado tirando a frío.
  • Suelos con textura franco-arenosa para que no acumulen exceso de agua.
  • Se suelen plantar en surcos.
  • Es conveniente el riego por goteo, superficial o enterrado.
  • Las plantas se trasplantan del semillero.
  • En el momento de plantar, la tierra debe estar húmeda pero no encharcada.
  • Mantener la plantación libre de maleza, repercute negativamente en el crecimiento de las plantas porque les quita nutrientes y humedad.
  • Las hierbas que quitamos pueden quedar encima de los surcos y ayudan a mantener la humedad a la vez que al desintegrarse nutren el suelo.

Fases del cultivo

  • Crecimiento de la planta: desde su plantación, que suele ser en fase menguante de la luna, para que la savia descienda más fácilmente a las raíces, produciendo únicamente hojas.
  • Floración:
    • Se inicia la inducción floral en el centro de la planta formando una inflorescencia primaria. Esto se produce en época de frío. Las hojas ahora ya son de menor tamaño.
    • Empieza la formación de las pellas o flores carnosas que son la parte comestible de la planta. En el romanesco forman una secuencia helicoidal que sigue la curva áurea.
    • Aparecen las flores.
    • Brotan los frutos de las flores fecundadas y con ellos las semillas.

Riego del brócoli y la coliflor

  • En la fase de crecimiento necesita una humedad constante sin encharcamientos.
  • Cuando se forman las pellas y en la floración se debe disminuir pero sin llegar a tener falta de humedad.

Con el riego controlado con sensores y sondas agrícolas de humedad y temperatura del suelo podemos controlar la necesidad de agua en todas las fases y evitar la salinidad a la que son moderadamente sensibles.

Son muy sensibles a los cambios de temperatura y al estrés hídrico, por eso el control que ofrecen los sensores agrícolas en tiempo real es muy importante.

Fuentes:

Plantae agro

¿Buscas Información especializada?

Contacta ahora gratis y sin compromiso con nuestro equipo de Ingeniería Agrónoma 

es_ESSpanish