Nos despedimos esta semana con una foto desde el Jardín Botánico de Barcelona, donde hemos instalado los primeros sensores para optimizar el riego de algunos de sus sectores. En esta ocasión se han instalado en diferentes especies arbóreas y flores a profundidades entre 20cm y 40cm. Veremos los resultados a lo largo del mes de abril para replicar este riego de precisión a otros puntos del Botánico.